domingo, 11 de enero de 2015

Tu inicial en una taza

¡¡Hola!!

Estas navidades me ha pasado una cosa... ¡impresionante!. No me vais a creer.
Hace algo más de dos semanas, en mi correo electrónico, recibí un mensaje muy misterioso. Entre asombro e incredulidad acabé de leerlo. Era un encargo. ¡Qué bien, mi primer, gran, encargo! Me pedía unas tazas personalizadas, y no una, ni dos, ¡cuatro tazas!, ¡qué ilusión!.





El encargo era muy claro y yo tenía que ser capaz de plasmar la idea que me pedían lo más fielmente posible. Yo, me sentía insegura, era algo importante, ¿seré capaz? -me decía-, ¿le gustará el resultado?, ¿cumpliré sus expectativas? Al final, entre dudas, decidí aceptar. 

El remitente, que por cierto, se llamaba Melchor, me contaba la historia con detalle. El regalo se lo había pedido una chica que era una de sus más fieles admiradoras. Para él, era importante que se hiciera al pie de la letra, puesto que Gema, su admiradora, lo había pedido para su familia. Como podéis imaginar, estar a la altura era muy importante para mí. Ante tal reto, me armé de valor y tan pronto como pude me puse manos a la obra. 

El señor, me decía que cada una de las tazas debía llevar la inicial de a quién le pertenecía en la parte delantera de la misma. 




También me contaba, que por la parte trasera, debía estar personalizada con una frase que Gema, personalmente, había elegido.




Y para finalizar, me pidió que los envolviera tan bonito como pudiera, para que sus destinatarios quedarán hipnotizados por su belleza con sólo un vistazo. No sé si lo conseguí, pero al menos lo intenté.




La entrega fue lo que más me sorprendió. Me dijo que yo debía dejarlos en el balcón el día 5 de enero, junto a un vaso de leche, unas magdalenas y un zapato, que si así lo hacía, me recompensaría gratamente. Para Melchor, era importante que yo cumpliera esas directrices, puesto que él tenía pensado pasarse junto con sus amigos a recogerlo más tarde y entregárselo a Gema, y a su familia, antes de que se despertaran al día siguiente. 

Y así hice yo. Y de una forma mágica, todo ocurrió. Sólo espero que sus destinatarios quedaran tan encantados como el señor Melchor y sus amigos, que así como Melchor había prometido, me recompensaron de una forma extraordinaria. 


¡¡¡Hasta la próxima!!!


16 comentarios:

  1. Vaya historia!!! Y nosotros pensando que esas cosas no podían pasar!!! La verdad es que quedamos un poco sorprendidos al dejar el día 5 unos zumos y galletas y al aparecer totalmente deborado por la mañana!! O_o

    Las tazas muy chulas y originales!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sorprendente, eh? :P Parece que Melchor se está poniendo las pilas con las nuevas tecnologías para no quedarse anticuado. :P
      Gracias!! Los destinatarios han dado conmigo y me han dicho que les han encantado :P

      Eliminar
  2. Parece que Melchor sabe a quién pedir los regalitos... jeje ;)
    Han quedado estupendas! Seguro que les han encantado a todos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana! :) Parece que les ha gustado, sí.
      Qué subidón cuando te dicen que les ha gustado un montón, ¿eh?

      Eliminar
  3. Felicidades por ese pedido super especial.Y las tazas chulisimas!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Eli! :) Creo que no voy a tener un pedido más especial que este nunca, jeje. :)

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por el encargo, que te han quedado geniales!!...pásate por el blog cuando puedas que te he dejado unos premios ;)

    ResponderEliminar
  6. Te han queda muy chulas las tazas!!!! Esos encargos son los mejores. A mi me hizo también uno Baltasar!!!! ;) Lo cuento hoy en el blog!! :) Un saludo
    Salitre y Papel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar! Un saludo :)

      Eliminar
  7. jajja, me ha encantado el post!
    Éste Melchor espero que te haga miles y miles de encargo a lo largo del año!!
    Millones de besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo! Eso espero y que gusten tanto como este :)

      Eliminar
  8. Hola,

    Soy Lupe de Las Cosas de Fimo y has empezado a seguirme hhoy en Twitter. Me he pasado por el blog porque he visto que eres de Madrid y he dicho... ¡voy a cotillear!

    He visto cada una de las entradas y están muy chulas. Ésta última... ni que decir tiene la ilusión que hace cuando recibes un encargo ¡es algo genial!

    Además he leído que eres Ingeniera de Telecomunicaciones... ¿por qué los ingenieros se dedican a este tipo de cosas en sus ratos libres? es sorprendente la de gente que hay.

    Me gustaría seguirte pero no sé cómo hacerlo, no tienes el "objeto" de blogger para hacerlo, ¿lo podrías poner? ¡Qué exigente me pongo! :P

    ¡Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lupe! :)
      Me alegra que te gusten las cositas que publico. ;)
      Y oye, yo también me he dado cuenta que hay muchos telecos, no sé por qué será, imagino que por desatar la creatividad que la carrera no nos permite ;)
      Y sobre cómo seguirme, también lo puedes hacer desde el escritorio de Blogger. En la lista de lectura puedes añadir los blogs que quieres seguir poniendo la URL.
      Un abrazo. :)

      Eliminar
  9. Que simpático fue Melchor! jaja
    Me alegro que le gustaran a el y a sus amigos, seguro que a los destinatarios aún les gustó más^^

    ResponderEliminar
  10. Síííi, les gustó muchísimo :)
    Gracias por pasarte por el blog .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

No te vayas sin dejar un comentario, tu opinión es importante :)

Blogging tips